Qué es el amor de pareja

Publicado el

Uno de los temas por los que a menudo sufren las personas es por amor. Pero en realidad esta versión es imprecisa. El amor no duele, lo que duele es el sentimiento de ser rechazado, es decir, no ser correspondido. Poco nos han enseñado sobre el amor de manera sustentada. Más bien han sido las novelas, las telenovelas y las películas las que han tenido el monopolio sobre lo que el amor es. Todos hemos sentido alguna vez el amor. Todos en algún momento hemos sentido amar a alguien o a algo, aunque no tengamos comprensión del por qué. Incluso, como personas, somos capaces de amar a alguien aunque este alguien no nos corresponda o nos maltrate. Muchos dirán: “es que eso no es amor”, pero aquí mi discurso no es en relación a qué es o no es, sino trato de mostrar que si todos somos capaces de afirmar que amamos es que, entonces, el amor es algo que es común a todos los seres humanos. Esto me recuerda a los conocimientos antiguos de oriente, según los cuales, tenemos un chakra en el área del periné, que regula el amor y la conexión con la vida y la madre tierra.

 

Amar y enamoramiento

El enamoramiento es una respuesta fisiológica muy clara de detectar. Se le reconoce por la ilusión de haber encontrado a una persona que es de nuestro agrado, se le describe como el “amor de mi vida” o “la indicada”. Muchos filósofos y literatos pensaron que esto es el amor, pues notaron que cuando una persona estaba bajo los efectos de estas sensaciones afirmaba con mayor frecuencia el “te amo”. Actualmente, con los estudios en psicología y con los análisis de textos de maestros espirituales, se afirma que el amor no es sentir “mariposas en el estómago” sino una sensación de querer a la persona pero al grado de desear su bienestar, a un punto tal que si esa persona amada ya no desea estar con nosotros, hemos de respetar su libertad sin chantajes ni manipulaciones. Suena raro, tal vez. El problema de estudiar el amor consiste en que es más fácil que existen miles de personas enamoradas que mil personas que lleguen a amar a niveles de desapego. En consulta, una de las principales metas es que el paciente aprenda a amar y a dejar el apego que produce el enamoramiento. ¿Cómo es esto? Es decir, ningún paciente viene a mi consultorio pidiéndome que le ayude a aprender a amar. Vienen porque han sufrido una decepción en su relación de pareja, ya sea que les han sido infieles, están a punto de terminarlos en su relación o no han podido superar a una expareja. Al ir trabajando sobre la experiencia emocional de cada paciente, he notado que la purga de la culpa, el miedo y la tristeza a no ser correspondido van dejando al paciente en una experiencia que ellos mismos denominan paz interior.

Esta paz interior, que los mismos pacientes reportan experimentar se va extendiendo en cada sesión y, entonces, ocurre que la necesidad de ser amados va disminuyendo. Es decir, logran detectar algo que ellos llaman amor hacia la otra persona pero sin la ansiedad o angustia que era provocada por la falta de reciprocidad. Es importante aclarar que este es un proceso no corto, y depende del nivel de comprensión de cada paciente. Si es un paciente que lee libros sobre amor y desapego, si tuvo una infancia amorosa, es más probable que requiere menos sesiones que alguien que no lee sobre el tema de pareja o y tuvo una infancia con un historial de rechazo.

 

 

 

Comienza por enamorarte

Muchos pacientes llegan con heridas relacionadas con alguna persona que no las amo de acuerdo a sus expectativas, las rechazó, las traicionó, las engañó, etcétera. Su problema fue que no se dieron a la tarea de conocerlas a profundidad, pero, en verdad, no nos enseñan a conocer a la gente. No nos enseñan a realizar preguntas profundas. Nos enseñaron a “eso no se pregunta, niño”, luego, entonces, nos vamos con la creencia de que conocemos a nuestro amado o amada y sobre ella o él depositamos expectativas y damos por hecho que su amor será duradero. El ser humano es cambiante, un ser en crecimiento a nivel emocional e intelectual. De quien me enamoro hoy no será la misma persona en diez años, así que es lógico que las emociones y el amor que sentimos mutuamente se modifique, se reestructure, quien no entienda esto vivirá en un sufrimiento y en un engaño de que el amor es exactamente el mismo. Tu cabello cambia, tu piel cambia, tu voz cambia, y eso no significa que dejes de ser tú. Del mismo modo, tu forma de sentir y vivir el amor cambia y eso no significa que has dejado de amar. Pero no eres culpable de esto. Nadie te lo había explicado.

Hoy por hoy mi sugerencia es que te permitas enamorarte y busque asesoría sobre cómo manejar dicha emoción en conjunto con otras emociones que se activan. También es importante que revises cuáles son tus creencias y expectativas en cuanto al amor, al enamoramiento, a la pareja. Si haces esto, tus expectativas sobre el amor serán basadas en tu realidad y en quien tú eres, no en los héroes y heroínas de las películas de cuyas vidas en pareja no se vuelve a hablar. sólo se da por sentado que vivieron felices para siempre, pero…¿y cómo?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *