Celos en la pareja

Publicado el

¿Cómo estás? Te saludo muy contento y con buena vibra. Hoy toca hablar de los celos en la pareja. Ese tema tan popular pero que poco se le toma en consideración. Pienso que no se le toma en tanta estima porque cuando he preguntado a amistades y pacientes sobre sus celos, parecen no reconocerlos. Y es que los celos son catalogados como sentimientos propios de la gente insegura, y, por lo tanto, no todos estarían dispuestos a admitir tal afección.

Definición de los celos

Los celos los padecemos todas las personas. A menos que seamos iluminados o unos budas, todos tenemos cierto grado de celos. ¿Por qué? Porque los celos son sentimientos de pérdida del ser amado, motivados por la real o imaginaria presencia de una tercera persona que asumimos mejor que nosotros en el plano físico, mental o emocional, es decir, la consideramos con más belleza física, con mayor inteligencia o con emociones más nobles, que la hacen más “cool”. Entonces, todos hemos:

  • sentido que siempre hay alguien mejor que nosotros
  • tenido algún ser amado o alguien que nos interesa en algún grado afectivo
  • querido que ese ser amado se quede con nosotros, no perderlo
  • querido ser alguien muy especial para ese ser amado, incluso hemos querido ser todo para esa persona

Podemos encontrar al menos cuatro razones para entender porque todos somos susceptibles de experimentar celos. Así que si alguien dice que no es celoso, que no cela a su pareja, etcétera, creo que es más probable que esté usando un mecanismo defensivo.

 

Celos e inseguridad

A veces hay pacientes que vienen a visitarme para trabajar el tema de su seguridad personal. Esto me alegra porque cada vez crece el número de personas que aceptan que siempre hay algo que puede mejorarse en ellas mismas. El caso más complejo de tratar es el de aquél que cree que lo sabe todo y que nadie puede aportarle alguna enseñanza.

El sentido común suele decir que los celos provienen de la inseguridad en sí mismo. Yo completo esta afirmación diciendo que la inseguridad proviene de creer que uno no es lo suficientemente valioso como persona para “retener” al ser amado. El ser lo suficientemente valioso es una expresión que diversos pacientes suelen hacer al momento de estar en un proceso de regresión al vientre materno. La técnica de llevar a los pacientes a recuerdos de su vida intrauterina ha aportado valiosa información para entender el origen de diversas temáticas que causan conflicto emocional en las personas. Así, por ejemplo, cuando en el vientre materno hemos sentido que mamá tiene alguna preocupación y no nos pone la atención que demandamos, vamos generando sensaciones de no ser suficientemente importantes para mamá como para que ella deje sus otros pendientes. Esta sensación es el cimiento sobre el cual descansan los futuros celos. Digo futuros celos porque, en un inicio, existe la sensación de no ser importantes para mamá, en un segundo momento tomamos consciencia de que hay una persona en la cual mamá está depositando su atención. Esta persona suele ser papá o un hermano del mismo sexo. Aquí vamos notando que los celos van formándose al sentirnos “poca cosa” y al percibir la existencia de una tercera persona. Este proceso va a quedar grabado en nuestras células y en nuestra mente subconsciente. Esto explica por qué mucha gente no reconoce sus celos, pues implica recordar los momentos dolorosos que experimentó en el vientre de su madre.

Una vez que alguien ama o quiere a una persona, desea pertenecer a ella y que le pertenezca, con la intención de asegurar el afecto, pues, existe la creencia infantil que dice que si no tenemos el amor de mamá asegurado, podemos morir por falta de atención, pues, aunque de adultos podemos entender que una infidelidad o una ruptura amorosa no nos va a matar, el feto aún en el vientre materno sí puede morir si mamá lo tiene en descuido. Esto explica por qué algunas personas se sienten “morir” cuando su pareja les deja, les “pinta el cuerno” o se relaciona bien con otra persona. Estarían experimentando una muerte anímica.

 

 

Los celos y el miedo a enamorarse

Creo que el tema fundamental de muchas parejas es saber si están con la persona correcta. Con esto quieren significar que tienen miedo de estar con alguien a quien dejarían de amar muy pronto por no ser la persona que idealizaron. Del otro lado, tienen miedo de amarla mucho y que ella no les ame con reciprocidad y que, por el contrario, sí llegue a amar a otra persona. Cuando tal miedo ha ocurrido una o varias veces, va surgiendo el miedo a enamorarse, pues “saben” que arriesgarse a amar implica sentir celos o que celen a uno, situación que es “desgastante”. Varias personas prefieren la soltería, las relaciones casuales, las amistades con derecho, etcétera. Me atrevo a pensar que muchas variantes de relación de pareja van surgiendo a partir del miedo a sufrir por celos y el posible abandono que implica.

Qué hacer

Me he dedicado a trabajar la regresión al vientre materno para “deshacer” de raíz el miedo a ser abandonado por mamá. Este miedo a ser rechazado, a no ser querido, a ser abandonado, es una huella que está impregnada en cada célula del ser humano. Este rechazo se traduce en la etapa adulta como miedo a no ser importante, a no ser aceptado por una pareja, a no ser aceptado por un grupo de amigos, a no ser aceptado en un empleo, etcétera. Por eso mi recomendación es un trabajo de psicoterapia profunda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *